Racismo, Inmigración y Refugiados: La gran conspiración anti-europea por Jose Carlos Camelo da Costa

Racismo, Inmigración y Refugiados: La gran conspiración anti-europea por Jose Carlos Camelo da Costa

Titulo del libro: Racismo, Inmigración y Refugiados: La gran conspiración anti-europea

Autor: Jose Carlos Camelo da Costa

Número de páginas: 231 páginas

Fecha de lanzamiento: August 15, 2017

Jose Carlos Camelo da Costa con Racismo, Inmigración y Refugiados: La gran conspiración anti-europea

Racismo, Inmigración y Refugiados: La gran conspiración anti-europea por Jose Carlos Camelo da Costa fue vendido por £1.74 cada copia. Contiene 231 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

El fin de Europa se encuentra mucho más próximo de lo que algunos piensan. No será una caída tan agónica y traumática, como la sufrida por el Imperio Romano. El tan deseado apocalipsis se avecina, los kalergianos defensores del Nuevo Orden se encuentran más cerca que nunca de la victoria total.
La vida en ciertas naciones europeas, se está volviendo insoportable para los nativos. La profunda división social, religiosa y racial existente, ha traído la guerra a las calles. La Europa actual no es más que un mastodóntico conglomerado burocrático, que da cobijo a una multitud de organismos públicos que no funcionan. Quizá lo mejor sería tratar de tirarlo todo abajo, ya que nos estamos convirtiendo en la nueva URSS: todos iguales, todos desacralizados, todos apátridas, todos mestizos.
La soberanía nacional, la integridad territorial, la independencia económica del país y la defensa de su sangre, cultura y tradición; son temas sobre los que ya no se discute. Los enemigos de Europa han tardado centurias en arruinar el legado de nuestros antepasados, pero llegó el "hombre moderno" y con él cambió todo. Han bastado unas pocas décadas, de los siglos XX y XXI, para que su trabajo se haya visto culminado.
El borrado de la memoria colectiva de los pueblos hace que Europa sea solo eso: un simple nombre, un trozo de tierra repleto de gente que no siente ningún apego por ella.